sábado, 20 de marzo de 2010

SISTEMA: O PRODUCES O MUERES

Hace un tiempo que vi el documental de Michael Moore: “Sicko” y la verdad es que me impactó bastante. Conocía la situación de Estados Unidos en relación al sistema sanitario, allí no es universal como en España, Francia o Cuba, sino que es privado y su gestión recae única y exclusivamente en las manos de las aseguradoras. Pero no me imaginaba hasta que punto se había llegado. El gobierno no tiene potestad ninguna para regular este servicio y ha degenerado en un libertinaje feroz, donde lo que prima no es la atención sanitaria a los ciudadanos, sino los elevados beneficios económicos que de ellos se obtienen, dejando morir a la gente sino tienen dinero para pagar los costosos tratamientos, o creando cláusulas en las que las aseguradoras son las únicas beneficiarias en caso de la muerte del individuo.

Desde mi punto de vista, el sistema sanitario allí se ha convertido en si mismo, en un genocidio. Según el diccionario de la Real Academia Española se define como: “Exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad”. En Estados Unidos se elimina a aquella parte de la población que por motivos económicos no puede pagarse un seguro sanitario o suponen un gran riesgo. En general, se trata de personas que han perdido su trabajo, que ya no están dentro del sistema laboral, o que tienen realmente una enfermedad muy grave que supone un elevado coste para las aseguradoras. Por lo que, por un lado no generan beneficio al sistema capitalista porque no son productivos dentro de la economía y por otro suponen un elevado coste. Y entonces ¿qué hace el sistema? Pues los elimina dejándolos morir. De esta manera, solo quedarían dentro de la sociedad los individuos que realmente son capaces de generar beneficio: los que están en edad laboral y están sanos.

Si esto no es una forma de genocidio, no se me ocurre otra forma de llamarlo. Tal vez, a la definición del RAE habría que añadirle: “Exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política, de nacionalidad o de productividad”. Porque al final, en eso es en lo que nos hemos convertido o en lo que nos ha convertido nuestro sistema, en factores productivos (LEER ARTÍCULO publicado en este blog del miércoles 17 de marzo de 2010 “ESENCIA: ¿HASTA QUÉ PUNTO HEMOS LLEGADO?”) y cuando dejas de serlo, simplemente ya no eres necesario y tu muerte estaría justificada.

VER DOCUMENTAL

No hay comentarios:

Sociable

Seguidores

Contador de visitas