miércoles, 17 de marzo de 2010

ESENCIA: ¿HASTA QUÉ PUNTO HEMOS LLEGADO?

Os dejo un artículo que se publicó en una revista financiera de Estados Unidos. En él, una mujer pide consejo a los eruditos sobre como conseguir un marido multimillonario. Y recibe respuesta. A esto se le podría denominar "humor financiero" y la verdad es que hasta cierto punto puede resultar gracioso.

Pero por otra parte, asusta pensar hasta donde hemos llegado. Las personas ya no somos personas sino que nos convertimos en mera mercancía, con nuestro valor de mercado, nuestra depreciación por el paso del tiempo...

O mejor dicho, según la clasificación de los economistas clásicos somos uno más de los factores de producción: tierra, capital y trabajo.

Bajo la visión neoclásica, el trabajo se consideraba como la medida del esfuerzo realizado por seres humanos. A lo largo de la historia, la forma predominante del trabajo ha sido siempre la esclavitud, dejando paso a partir del siglo XIX a otras formas, como el trabajo asalariado, autónomo, comerciantes... El salario se entiende por tanto, como el precio del trabajo. Por lo que podríamos deducir que todos nosotros tenemos un precio en el mercado, siendo éste la remuneración económica que recibimos por el trabajo que realizamos.

En general, los denominados grandes economistas (Adam Smith, David Ricardo, Karl Marx, Keynes...) basaron sus teorías alrededor de este concepto. Es decir, se dedicaron a modelizar, a crear modelos en los que el trabajo era una de las piezas claves para explicar como se podía generar más productividad dentro de la economía, con el fin de incrementar el beneficio. Para ello, con el paso de los años se fueron diseñando diferentes sistemas de producción con diferentes procesos de trabajo como el fordismo, taylorismo, toyotismo. Dónde, claro está, uno de los factores productivos principales seguía siendo el trabajo.

Entonces, se supone que todos nosotros en esencia somos un factor productivo y tenemos asignados un precio de mercado, nuestro salario. Y debo deducir por tanto, qué yo también soy un factor.

¿Factor? Pués la verdad es que yo me miro al espejo y no veo un factor!

Y tú cuando te miras al espejo, ¿qué ves?

ARTÍCULO:

"SE BUSCA MILLONARIO" (HUMOR FINANCIERO)

Publicado en un Portal Financiero de un diario de EE.UU. ENERO 2010.


Ella:
'Soy una chica hermosa (yo diría que muy hermosa) de 25 años, bien formada y tengo clase. Estoy queriéndome casar con alguien que gane como mínimo medio millón de dólares al año.
¿Tienen en este portal algún hombre que gane 500.000 dólares o más? Quizás las esposas de los que ganen eso me puedan dar algunos consejos. Estuve de novia con hombres que ganan de 200 a 250 mil, pero no puedo pasar de eso, y 250 mil no me van a hacer vivir en el Central Park West.
Conozco a una mujer, de mi clase de yoga, que se casó con un banquero y vive en Tribeca, y ella no es tan bonita como yo, ni es inteligente. Entonces, ¿qué es lo que ella hizo y yo no hice? ¿Cómo puedo llegar al nivel de ella?'

Rafaela S.

El:
Leí su consulta con gran interés, pensé cuidadosamente en su caso e hice un análisis de la situación. Primeramente, no estoy haciéndole perder tiempo, pues gano más de 500 mil por año.
Aclarado esto, considero los hechos de la siguiente forma: Lo que Ud. ofrece, visto desde la perspectiva de un hombre como el que Ud. busca, es simplemente un pésimo negocio.
He aquí los por qué:
Dejando los rodeos de lado, lo que Ud. propone es un simple negocio: Ud. pone la belleza física y yo pongo el dinero. Propuesta clara, sin recovecos. Sin embargo existe un problema: Con seguridad, su belleza va a decaer, y un día va a terminar, y lo más probable es que mi dinero continúe creciendo. Así, en términos económicos, Ud. es un activo que sufre depreciación y yo soy un activo que rinde dividendos. Ud. no sólo sufre depreciación, sino que, como ésta es progresiva, ¡aumenta siempre! Aclarando más, Ud. tiene hoy 25 años y va a continuar siendo linda durante los próximos 5 a 10 años; pero siempre un poco menos cada año, y de repente, si se compara con una foto de hoy, verá que ya estará envejecida. Esto quiere decir, que Ud. está hoy en 'alza', en la época ideal de ser vendida, no de ser comprada.

Usando el lenguaje de Wall Street, quien la tiene hoy la debe de tener en ' trading position' (posición para comercializar), y no en 'buy and hold' (compre y retenga), que es para lo que Ud. se ofrece... Por lo tanto, todavía en términos comerciales, el casamiento (que es un 'buy and hold') con Ud. no es un buen negocio a mediano o largo plazo, pero alquilarla puede ser en términos comerciales un negocio razonable que podemos meditar y discutir usted y yo.

Yo pienso que mediante certificación de, cuán 'bien formada, con clase y maravillosamente linda' es, yo, probable futuro locatario de esa 'máquina', quiero lo que es de práctica habitual: Hacer una prueba, o sea un 'test drive...' para concretar la operación.

En resumidas cuentas: como comprarla es un mal negocio, por su devaluación creciente, le propongo alquilarla por el tiempo en que el material esté en buen uso. Esperando noticias suyas, me despido.


Cordialmente.

UN MILLONARIO.

No hay comentarios:

Sociable

Seguidores

Contador de visitas